Los mejores tapones para botellas de vino: reseñas y guía de compra

Si bien una copa o dos de vino pueden ayudarlo a relajarse después de un largo día de trabajo, no tiene que exagerar y beber toda la botella solo para evitar que se eche a perder. Así que guarde esa porción sin terminar para disfrutar más tarde con uno de estos tapones de vino convenientes y fáciles de usar. Los corchos de las botellas de vino en esta lista asegurarán que sus selecciones favoritas se mantengan frescas día tras día.


1

Tapón de botella de vino Vacuvin

VacuVin es un éxito de ventas por dos razones. Primero, es muy asequible y, segundo, es confiable y eficiente. Este galardonado emite un clic distintivo para avisarle cuando el sello impermeable está completamente asentado.


2

VinoCare Por qué importa el vino Tapón de botella de vino

La famosa bomba VinoCare porque Wine Matters viene con cuatro tapones, lo que la convierte en una opción ideal para guardar el vino sobrante después de grandes cenas. Ningún sabor de su vino se desperdiciará con esta arma secreta en su arsenal de cocina.


3

VinoCare Por qué importa el vino Tapón de botella de vino

VinoCare Why Wine Matters Los tapones de corcho no podrían ser más fáciles de usar. Todo lo que tiene que hacer es poner uno en su botella y asegurarse de que su bebida esté protegida contra el deterioro con un cierre de vinocare de triple pestaña.


4

Tapón de botella de vino JUNGEN

Si no está interesado en un sistema de alta tecnología, elija JUNGEN. Esta opción es ideal para cualquiera que busque una gorra estampada que haga su trabajo sin campanas ni silbidos.


5

Tapón de botella de vino Cilio

El tapón de acero inoxidable Cilio te ayudará a retener esa frescura deliciosa y crujiente de tu champán cuando no te apetezca otra bebida pero no quieras que tu alcohol pierda su brillo. Esta selección está especialmente diseñada para resistir la presión de carbonatación.

¿Se ha echado a perder el vino? Oxidación de la culpa

Si está buscando un tapón de botella de vino, debe comprender la razón principal por la que el vino sale mal. : oxidación. Esta sección explica cómo detectar la oxidación, por qué ocurre y cómo evita el taponamiento de la botella de vino.

¿Alguna vez ha regresado a una botella de tinto una semana después de abrirla y descubrió que olía a jerez y de repente era más oscura que el rojo? Bueno, culpemos a la oxidación. La oxidación ocurre cuando el vino se expone al aire después de abrirse. Esta es la razón más común por la que el vino se degrada y generalmente se debe a que el vino se deja abierto durante demasiado tiempo. Los vinos oxidados serán de color más apagado (es decir, más pardusco) y más dulces o más fragantes en sabor y fragancia. Este cambio en el gusto y el olfato también se llama Jerez.

Más científicamente, cuando el vino se expone al oxígeno, el oxígeno reacciona con los fenoles, que a su vez se oxidan y producen quinona. Esta oxidación disminuye los aromas frutales del vino, produce un sabor a nuez y provoca un pardeamiento. Los taninos de los tintos jóvenes generalmente ralentizan este proceso., por lo tanto, los vinos blancos y tintos más viejos tienden a oxidarse más rápido.

Ahora bien, en lo que respecta a la prevención de la oxidación: dado que la oxidación se produce por el contacto entre la superficie del vino y el aire, la clave para prevenirla es minimizar este contacto. Los sellos de la bomba de vacío funcionan extrayendo el aire y su oxígeno del cilindro, creando así un sello hermético con un tapón de goma. Esta eliminación de aire reduce en gran medida la tasa de oxidación.

Nuestro tercer pico, la jarra Savino, funciona de la misma manera: un flotador se ajusta automáticamente para descansar sobre la superficie del vino, sin dejar espacio para que el aire permanezca en contacto con el vino. Y aunque nuestras selecciones cuarta y quinta no eliminan el aire de manera activa, crean sellos que mantienen más aire afuera. Para usar cualquiera de estos productos de manera más eficiente, los usuarios deben refrigerar el vino.

Otros defectos comunes del vino.

Ya hemos explicado la oxidación, pero hay otras razones por las que un buen vino se degrada. Aquí hay una guía rápida sobre cómo usar sus sentidos para detectar cuándo el vino se ha vuelto amargo y otras razones por las que su vino podría ser malo.

Huele el olor. Si su vino tiene un aroma picante, picante o medicinal, probablemente ya no sea sabroso. Los olores que indican que tu vino ya no está en su apogeo son el vinagre, el quitaesmalte, el cartón húmedo o una bodega enmohecida.
Color. Tu vino debe tener un tono vibrante. Si tiene un tinte marrón o ladrillo, se ha oxidado y ya no es bueno. Para los vinos blancos, un color ocre oscuro o amarillo pajizo indica oxidación.
Sabor. El vino no debe tener un sabor particularmente ácido, como el vinagre o el rábano picante.y el vino tinto no debe tener un sabor inusualmente dulce (piense como jerez). Estos son dos indicios de que el vino se ha transformado.
Si nota que algo anda mal durante la evaluación anterior, estos problemas podrían ser la causa de su problema:

mejor tapón de botella de vino

Mancha de corcho. Algunas veces, el corcho de un vino puede exudar una sustancia llamada TCA (tricloranisol) en el vino. Este compuesto antinatural le da al vino un olor a humedad distintivo que recuerda a cartón húmedo, bodega húmeda, perro húmedo, etc. (Áspero, ¿verdad?). Este olor desagradable dominará especialmente los tonos afrutados del vino. Hay otros compuestos que pueden hacer que el corcho huela, pero el TCA es el más común. Después de la oxidación, es el segundo defecto más frecuente en los vinos.
Remisión.

El proceso de fermentación implica el uso de azúcar y levadura. Si en el momento del embotellado quedan azúcares y levaduras residuales, el vino se referirá (también llamada fermentación secundaria). Por lo general, esto se materializa como algo parecido a la carbonatación. Si su vino va a ser plano (es importante tener en cuenta aquí que algunos vinos deben tener burbujas, así que investigue primero), pero tienen burbujas, lamentablemente este no es un champán sorpresa. Solo se hace referencia.

Sobrecalentado: Si el corcho parece sobresalir ligeramente de la botella, el vino se ha expandido debido al sobrecalentamiento., empujando así la tapa hacia afuera. Cuando ataca el corcho, compromete su sellado y hace que el vino sea vulnerable a la oxidación. Este proceso se conoce como maderización. Además, el vino maderizado tendrá un olor dulzón, como si estuvieras cocinando con él. Si alguna vez ha quemado azúcar, sabe qué buscar. (Nota: los expertos en almacenamiento de vino sugieren almacenar el vino entre 50 y 59 ° F, si tiene suficiente imaginación para tener una bodega).

Compuestos de azufre. Los enólogos agregan azufre al vino para evitar la oxidación. A veces, sin embargo, este azufre puede alterar tanto el aroma como el sabor. El dióxido de azufre, cuando se agrega, se asemeja al caucho quemado, bolas de naftalina o fósforos, en cuyo caso el vino se conoce como sulfito. El sulfuro de hidrógeno, un subproducto natural de la fermentación de la levadura, parece huevos podridos. Esta reacción, cuando se combina con otros elementos como el etanol, puede conducir a la producción de mercaptanos (los conoce como la sustancia que se agrega al gas natural para darle olor).

Los mercaptanos se pueden identificar por su parecido con el hedor y los olores de la cebolla. Finalmente, el sulfuro de dimetilo puede, a baja concentración, influir positivamente en el perfil gustativo del vino. En altas concentraciones, sin embargo, se parece a los espárragos cocidos o al repollo. ¡Qué asco!
Golpe de luz. Los vinos blancos suaves piensan que el champán es susceptible al daño de los rayos UV. Esto da como resultado similitudes en el gusto y el olfato con lana mojada, perro mojado o cartulina. Los vinos tintos son menos sensibles a los golpes de luz debido a sus compuestos fenólicos. Esta es también la razón por la que el vino generalmente se almacena en la oscuridad.

Historia antigua del vino

La historia del vino se remonta a mucho tiempo. Quiero decir, muy atrás en el tiempo, como en el año 6000 a. C. Así es, los primeros restos arqueológicos de vino datan de hace unos 8.000 años y fueron descubiertos en jarras de cerámica encontradas en Georgia. Lo que es aún más sorprendente es que los científicos han descubierto que estos hombres del Neolítico incluso agregaron conservantes antibacterianos en forma de resina de árbol a su vino, para mantenerlo en buen estado por más tiempo después de la fermentación. Resulta que tú y el hombre neolítico tenéis más en común de lo que pensáis, gracias a esta lucha de 8.000 años para responder la pregunta: Cómo conservar el vino por más tiempo ?

mejor tapón de botella de vino

La bodega más antigua conocida data de alrededor del 4100 a. C. y fue descubierta en Vayots Dzor, Armenia. Si bien el sitio georgiano contenía solo vino rudimentario, esta antigua bodega armenia era el verdadero negocio, con una prensa de vino, recipientes de fermentación, copas e incluso rastros de semillas de Vitis vinifera ya cultivadas.

Alrededor del 3000 AC AÑO DOMINI, El vino jugó un papel ceremonial fundamental en la vida de los egipcios reales y la clase media alta.. Las tumbas egipcias que datan del 3150 al 332 a. C. representan escenas de elaboración del vino y jarras de vino, considerado el vino esencial para una vida futura positiva. Según la evidencia arqueológica, los egipcios fueron los primeros en crear y consumir vino blanco, además de tinto. Incluso le dieron un significado diferente al vino tinto y al vino blanco, ya que los rastros residuales de vino tinto en las tumbas indicaban que simbolizaba el renacimiento y la sangre del dios Osiris. Sin embargo, se encontró vino blanco en la tumba del rey Tutankamón, lo que indica que era de sumo lujo.

Los fenicios jugaron un papel fundamental en la difusión del vino a otras civilizaciones antiguas, comenzando por la difusión de información sobre viticultura y elaboración del vino en la antigua Grecia y Roma. El vino era tan importante en Grecia que a menudo se menciona en la mitología homérica, mientras que la primera referencia al vino aparece en un poema del poeta lírico coral espartano Alcman en el siglo VII a. C. El vino era extremadamente importante en la antigua Roma, donde se creía que el vino era una necesidad diaria.. Fue en Roma donde la viticultura se convirtió en una actividad comercial, promoviendo innumerables innovaciones enológicas.

Es gracias a esta historia, arraigada varios miles de años en el pasado, que hoy podemos complacernos con las libaciones de vino.

Comprar un tapón de botella de vino barato o rebajado

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad